domingo, 4 de septiembre de 2016

Los 4 imprescindibles que todo patio tiene que tener.

Hoy vuelvo a la carga con el blog terminando las entradas pendientes que tenía de mi época Inglesa ;)

Como ya sabéis (y sino pinchad aquí que os cuento mi pasión por los patios de los coles ingleses) en UK el patio no es un lugar secundario que pasa desapercibido y al que no se presta atención, sino que al contrario, por currículum, el patio es un ambiente de aprendizaje más, todas las áreas de aprendizaje tienen que estar presentes en el patio y es algo a lo que se da una importancia tremenda.

En mis tareas diarias estaba la de la colocación del patio cada mañana, mi compi y yo teníamos 20 minutos diarios para preparar material, colocar los juguetes y recursos que se habían planeado esa semana, ya que cada semana se planificaba algo nuevo.

Pero a lo largo de 8 meses he ido fijándome en qué actividades y recursos han funcionado, cuáles son los que han triunfado día tras día, con cuáles los niños han sido felices y con cuáles han jugado 2 minutos y han acabado tirados y rotos en el suelo (si os entra curiosidad decime y hago una entrada con aquello que no merece la pena invertir para el patio).  Casualmente todos los recursos que han sido un éxito son los que manteníamos fijos en el patio, los que son open-ended es decir, con final abierto, que desarrollan la creatividad de los niños y qué podían usar con fines diferentes día tras día.

Así que hoy os traigo un listado con los 4 materiales que no deben faltar en un patio de educación infantil. Muchos de ellos ya están presentes en los coles españoles, otros son muy baratos y alguno que merecen un cambio de mirada hacia el jugo libre y con materiales naturales, así que allá vamos…
  1.  Algo para trepar, saltar y deslizarse.  En mi caso teníamos unas trepaderas muy chulas con aire natural donde siempre había niños trepando, columpiándose, saltando. Unas estructuras metálicas junto con bancos, toboganes y colchonetas formaban un conjunto estupendo para los más inquietos. Además cada día se formaban recorridos distintos y los niños los cambiaban a su antojo.



  2.  Arena, arena y arena. Un buen arenero (o un suelo con arena) con palas, cubos, rastrillos  no puede faltar en ningún cole. Este es fácil ;)



  3. Mi querida cocina de barro. Los días que más he visto disfrutar a los niños han sido los días que ha helado, que por suerte (o desgracia) días con heladas en invierno no han faltado jaja. Jugar con el hielo, el agua de los charcos, palos, piedras y flores para hacer pociones, comiditas o simplemente guarrear es uno de los juegos preferidos de cualquier niño. Como veis la cocina de mi cole no era gran cosa, se puede hacer fácilmente con unos pallets, un fregadero viejo, unas cacerolas, sartenes y cucharas y listo!!! Diversión para rato. Esta idea se puede poner en cualquier esquina del patio y con donaciones familiares se monta en un momento!!!




  4. Bloques de construcción tamaño XXL. Si hubiese podido me hubiese dedicado todo el día a sentarme cerca de los niños y observar cómo construían con los bloques de madera y cajas de plástico. Me maravillaba! Es una pena que no tenga fotos de las construcciones que hacían porque eran una pasada. En mi patio teníamos un área muy cool de construcciones. Había bloques de madera de varios tamaños y formas y cajas de plástico de esas  donde los bares guarda las bebidas embotelladas. La forma económica que se me ocurre es comprar un listón de madera largo y grueso en las tiendas de bricolaje y cortarlas en diferentes longitudes. Se puede buscar una zona del patio cubierta para almacenar los listones y apilarlos y cubrirlos con una lona si no queremos que se mojen. Otros materiales que se me ocurren para la zona de construcciones son telas grandes con pinzas para construir cabañas, casas…Con eso os aseguro que hay diversión y pequeños arquitectos para rato. 







Y aquí mis 4 imprescindibles para un patio genial. He decidido sacar el número 5 que eran bicis, que aunque a todos los niños les encantaba el montar en  bici y patinete, por su precio lo he descartado, pero pidiendo donaciones a las familias podrían ser otro punto que añadid a  la lista perfectamente.


Ahora os toca contarme qué os han parecido, cuáles hay en vuestro patio y si os animáis a incluir la cocina de barro o a poner bloques de construcción XXL contadme que estaré encantada de leeros!

sábado, 16 de julio de 2016

Pintura 3D, desarrollamos el tacto a través del arte.

¿Quien dijo que las obras de arte solo se disfrutan con la vista? En la sesión de arte y creatividad  hemos desarrollado el tacto a través del arte. 

Hoy os traigo la receta de pintura casera más fácil del mundo mundial y más vistosa que he hecho hasta ahora, conocida también como pintura 3D o puffy paint ;)



Los ingredientes que necesitaremos son los siguientes:

  • 1 medida de harina con levadura.
  • 1 medida de sal.
  • Colorante alimentario o témpera líquida.
  • Un poco de agua 
  • Microondas.

El proceso es sencillísimo, tenemos que mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta parecida a la de un yogurt. Yo hice 5 colores al mismo tiempo, por lo tanto, primero mezclé todos los ingredientes sin el colorante y separé la mezcla en 5 recipientes, luego a cada uno le añadí un color diferente. 
Una vez tenía la mezcla preparada, la puse en cuencos y con pincel los niños fueron pintando libremente sobre una base de cartón dura. 







Una vez terminados, aquí viene la magia y donde los cuadros nos sorprenden, hay que meterlos durante unos 30 segundos aproximadamente al microondas (hay cuadros que tardaron 2 minutos, depende de la cantidad de pintura que tengan). Gracias a la levadura la pintura sube y se seca, creando un efecto de pintura 3D que a los niños les volvió locos, no se creían cómo el cuadro se secaba y crecía sólo por meterlo en el microondas, la tecnología, que es una pasada ;)

Os dejo con los resultados:











Los cuadros los expusimos en clase en un lugar donde todos  los niños pudiera acceder a ellos para que los admirasen y sintiesen al mismo tiempo.  Os recomiendo que lo probéis en clase, es una textura muy interesante!

Pd: la próxima vez le echaré unas gotas de esencias de limón, vainilla, naranja... para rematar la experiencia sensorial :) 

lunes, 4 de julio de 2016

¿Qué es el Forest School? Mi experiencia haciendo bosque escuela en Oxford II

Si hace unos días os contaba qué es el Forest School ( podéis leerla pinchando aquí), hoy os cuento cómo he desarrollado las 2'5h que pasamos en el campo los niños de 5-6 años todos los jueves. 
Que podamos ir al bosque todas las semanas ha sido posible gracias a varios factores, el colegio apoyaba totalmente la actividad, las familias estaban de acuerdo y han acordado colaborar con la escuela para poder desarrollar la actividad de forma adecuada, y por último, los profesores estaban cualificados y llenos de motivación para irse con los chavales al bosque. 
La ratio que se recomienda en la asociación de Forest School es de 3-4 adultos cada 15 niños, pero hemos encontrado un poco difícil contar con la colaboración de los papis así que estamos siendo 2 adultos por 15 niños. 

Ir al bosque todas las semanas requiere de una planificación  que transcurre antes, durante y después de la visita. 



Antes de ir al bosque:

Antes de la visita hay que preparar y planear muchas cosas( creedme, son muchas)
  • Primero asegurarnos que el terreno a donde vamos a ir cuenta con los permisos para hacer Forest School.
  • Asegurarnos que tanto niños como adultos están cubiertos por el seguro. 
  • Analizar el terreno en busca de peligros que se pudiesen minimizar como basuras, posibles animales, terrenos resbaladizos, ramas sueltas colgando de árboles...
  • Tenemos que conocer bien la fauna y flora de la zona, por si hay posibles plantas venenosas...
  • Hacer una hoja de justificación de posibles actividades "peligrosas". Por ejemplo, si vamos a hacer un fuego, explicar por qué lo hacemos, cómo podemos minimizar el riesgo y cómo lo vamos a hacer con los niños para que sea más seguro
  • Pensar qué haríamos en caso de accidente, quien llama a la ambulancia, quien se queda con los niños...es decir, el plan de acción.
  • Si los niños necesitan ir al baño, cómo lo vamos a hacer?, hay baños cerca?
  • Si vamos a comer en el bosque cómo vamos a hacerlo de una forma higiénica.
  • Y preparar todo lo que vayamos a llevar con nosotros, kit de primeros auxilios, comida, toallas, cuerda, herramientas...
  • Planificar la sesión.
Durante la sesión 

  • Lo primero que hacemos es asegurarnos de que los niños están vestidos correctamente, ropa impermeable, botas de agua y capucha son imprescindibles. 
  • A nosotros la llegada al bosque nos coincide con la hora de comer (hora inglesa todo sea dicho), así que nos quedamos a las afueras de la zona que tenemos destinada al Forest School y mientras los niños comen,  yo voy a inspeccionar la zona para asegurarme de que es segura. 
  • La zona en la que estamos nosotros está delimitada por un camino y un rio, los niños saben perfectamente dónde pueden jugar, pero dependiendo del día varío la zona o no. Hay días que la hago más pequeña, otros les aviso del algún peligro y zonas que deben evitar (como hace poco que por las lluvias había una zona muy embarrada, pisabas y literalmente no podías sacar el pie). Nunca he tenido ningún problema con ningún niño a la hora de permanecer en la zona y no irse más allá. Solo hay que explicarles el porqué de los peligros, no son tontos. 
  • Revisamos las normas, dónde vamos jugar hoy, recordar los árboles que podemos trepar, normas de seguridad sobre cómo jugar con palos y piedras...
  • Cuando todos hemos terminado de comer entramos a la zona a jugar. 
  • Aquí yo propongo algunas actividades que podemos hacer. Como os conté en la anterior entrada, en Forest School no se dice a los niños lo que tienen que hacer, se les deja libertad para que ellos decidan, exploren y se gestionen su tiempo. Pero eso no quita de que nosotras podamos "planificar" unas actividades, que los niños puedan desarrollar o no. Un día me puse a construir un columpio y a los 2 minutos ya tenia a varios niños dispuestos a ayudar y a "probarlo". Gracias a las observaciones de
    días anteriores, vi que los niños estaban muy interesados en reconocer los arboles,  imprimí unas láminas de reconocimiento, se las enseñé a los niños y las deje a su alcance. Antes de darme cuenta estaban todos como locos trabajando juntos en busca de los nombres de los árboles. Fue genial, yo no les dije qué tenían que hacer, simplemente observe sus intereses y les proporcione las herramientas adecuadas. La semana siguiente traje varias de insectos y siguieron tan interesados que no soltaban las láminas. Otro día mi
    compi me prestó arcilla y los niños estuvieron haciendo caras en los árboles. Evidentemente no todos lo quisieron hacer, pero para eso existe la opción de seguir la actividad o no.  En el tema de hacer fuegos y usar cuchillos, sierras... aún no me he sentido cómoda proponiendo estas actividades, primero quería acabar el curso y tener la titulación. 
  • Hora del snack. Dejamos de jugar, nos lavamos las manos y tomamos una bebida con galletas todos en círculo mientras hablamos de qué hemos estado haciendo hoy y qué nos gustaría hacer la semana que viene. 
  • Volvemos en autobus al cole. 
Después de la sesión:

  • Después de la sesión es tiempo de reflexión, la profe y yo hablamos sobre qué hemos observado, qué han estado haciendo los niños, cómo ha ido la sesión, si podemos mejorar algo, cambiar, qué podemos hacer la semana que viene...Reviso las fotos que hemos hecho, ya que es la forma que tengo de observar a los niños y decido cómo llevaré la sesión la semana que viene. Hay semanas que hay cosas que no funcionan, el snack lo cambie de lugar dos veces, planee varias veces hacer un columpio pero no pudo ser, hay semanas que he traído botes para observar insectos y los niños no los han pedido...
  • Hay que estar receptiva y sobretodo intentar amoldarte a lo que va sucediendo en la sesión, no todo va ir como piensas, seguramente vaya de forma distinta, pero de todo se aprende. 
Como ya os he contado, el Forest School es un proceso, no es una actividad aislada. Durante estas 7 semanas he estado viendo cosas preciosas. Niños que no se sentían cómodos jugando en el rio, han pasado a jugar todo el rato en el agua, niños ayudándose unos a otros, el respeto de la naturaleza es algo que se ve en cada uno de ellos, y la tranquilidad y felicidad de saber que en esas 2'5h pueden jugar y ser niños es algo que se veía todos los días. 

Al no ser una sesión que el profesor planea las actividades que el niño tiene que hacer puede asustar a muchas profes, pero, abriendo la mente verás que los niños tiene ganan de explorar, de aprender y si les das las herramientas adecuadas eso sale solo. 
Hace un par de semanas, visto el éxito que tuvo hacer caras en los árboles sugerí hacer mandalas con palos, hojas, ramas...yo les enseñe unas fotos y les dejé la idea en el aire. Un grupo de niños empezaron a hacer un mandala, yo les dejé ahí y me fui, al cabo del rato volví a ver cómo seguían y el mandala se había convertido en una persona tamaño real. Este cambio de ideas, de contacto con la naturaleza, de exploración, eso es Forest School. 





Las escuelas que permanecen toda  la jornada  en el bosque, no están al alcance de todos, pero de esta forma, fusionando Forest School con escuela tradicional, creamos una mezcla que a mi parecer es perfecta (aunque en vez de 2,5h yo propondría pasar  un día entero ;) ).

Me da mucha pena dejar de ir al bosque con los niños, ya que me vuelvo a España, pero me vuelvo con la ilusión de que algún día esto será posible en nuestros coles, yo al menos lucharé por ello!!!


martes, 28 de junio de 2016

¿Qué es el Forest School? Mi experiencia como profesora de bosque escuela en Oxford I

¿Qué es el Forest School? Mi experiencia haciendo bosque escuela I.

Hoy os traigo la primera parte de las entradas que más ganas tenía de escribir, mi experiencia como profesora de bosque escuela en Oxford.

Tuve una compañera que me contó que estaba haciendo la formación para ser profesora de bosque escuela, yo por aquel entonces no tenía ni idea de qué era eso, así que me puse a investigar, investigué, me enamoré, y  dos años más tarde aquí estoy, terminando mi formación :)




 Hoy os quiero contar cómo se entiende  el Forest School (bosque escuela) aquí, qué requisitos tiene que tener para que podamos llamarlo Forest School y en una entrada más adelante os contaré cómo lo hacemos en mi cole y lo feliz que soy haciéndolo.

En Inglaterra la  primera bosque escuela fué abierta en 1908. El Forest School es algo que aquí conoce todo el mundo, tiene muchísimo éxito y cada día son mas coles los que lo llevan a cabo.



Pero, ¿qué es el  Forest School?

  • La asociación de Forest School (enlace a su pagina web) lo define como  un proceso inspirador que ofrece a todos los alumnos la oportunidad de desarrollar y alcanzar confianza, autoestima  a través de experiencias en primera mano en un bosque o entorno natural.


  • Para que el Forest School sea Forest School tiene que cumplir estos 6 requisitos:


  • Es un proceso de larga duración, donde el entorno natural se visita de forma regular y no solo un dia. Planificar, adaptarse, observar y revisar son partes fundamentales.



  • Se lleva a cabo en un bosque o entorno natural para desarrollar una relación entre el alumno y el entorno natural.


  • Se promueve un desarrollo holístico de todo el que esté implicado, practicando resiliencia, confidencia, independencia y creando alumnos creativos.


  • Ofrece la oportunidad de llevar acabo actividades donde el riesgo este determinado por el ambiente y el alumno.


  • Estará dirigido por un profesor cualificado como Forest School Leader, que sigue aprendiendo y desarrollándose profesionalmente.



  • 


En el Forest School se usan procesos centrados en el alumno para crear una comunidad de desarrollo y aprendizaje.

Los niños corren, saltan charcos, trepan árboles, juegan con palos, con el barro, con la arena, hojas, piedras, observan las flores, los animales, escuchan a la naturaleza, se utilizan cuchillos, hachas, sierras, se hacen fuegos... Vamos si hace sol, si hace frío, si nieva, si llueve, si hace viento...NO HAY MAL TIEMPO, SINO QUE HAY ROPA INADECUADA!!


El Forest School esta de moda, y muchos coles se anuncian y llaman la atención diciendo que lo hacen  en sus coles, por eso la Asociación de Forest School ha creado estos requisitos, para asegurarse que el Forest School es igual en todo el mundo y para distinguir entre actividades relacionadas con la naturaleza o en un ambiente natural (como ir al campo para hacer actividades guiadas por el maestro que dice al niño qué hacer en todo momento, o hacer actividades como si estuviesemos en una clase, pero en el campo) de lo que es  Forest School.


Aquí en Inglaterra se que hay escuelas donde los niños están todo el día en en bosque, haciendo vida en la naturaleza durante todo el día. Esas escuelas son muy poquitas (aunque van creciendo todos los días), pero el bosque escuela más comun (que es como yo lo estoy haciendo con mis niños) se da en  coles ordinarios.


Muchos coles añaden Forest School a su curriculum, dependiendo del cole empiezan con los más peques, o solo lo hacen con un curso, con varios…  y un día por semana (por minimo 6 semanas) se va al bosque. Algunos tienen su propio campo o bosque en el cole y otros como en mi caso, nos vamos con el autobus al bosque y ahí estamos  2,5h todos los Jueves.
De esta forma durante esas 2’5h los niños juegan, exploran, se divierten, son felices y van cumpliendo parte de los objetivos del curriculum, los demás objetivos se reservan al cole.



Yo estoy encantada yendo al bosque con los niños, es una pasada verles jugar, relacionarse unos con otros, moverse por el campo...Me siento tan afortunada por estar viviendo todo esto aquí, que me da mucha pena volver a España y perderlo, pero espero que poco a poco nos pongamos las pilas y lo traslademos (bajo nuestras posibilidades) allí ;) A mi, ganas no me faltan!! 


En otra entrada os cuento qué hacemos esas 2,5h, cómo lo organizo, qué reglas tengo, cómo lo evaluo, qué aprenden los niños…




miércoles, 22 de junio de 2016

Sesión de grafomotricidad: El petirrojo que no sabía volver a casa

Hoy os traigo la actividad que hemos hecho en nuestra primera sesión de grafomotricidad o que es lo mismo, cómo hemos llevado a nuestro pequeño petirrojo perdido de vuelta a su nido.


Hace tiempo que quería probar la técnica de pintar con una vela blanca y acuarelas (que si no la conocéis es muy sencilla y os la cuento en esta entrada). Así que juntando esa idea con la necesidad de trabajar un poco la grafomotricidad nació la idea del pequeño petirrojo.

Lo que necesitaremos es muy sencillo:
  • Velas blancas de palo
  • Cartulina blanca
  • Foto de un pájaro y un nido
  • Acuarelas


Lo primero que se encontraron los niños fue una hoja en blanco con las imágenes de un petirrojo y un nido. El pobre se había perdido y no sabe como volver a casa, así que entre todos decidimos que había que guiarle el camino de vuelta y hablando de qué recorridos podía seguir propusimos varias ideas…



Con la vela blanca fueron dibujando caminos desde el petirrojo al nido usando los ejemplos propuestos o los que ellos quisieran. Había que hacer varios, para que él eligiese cual le gustaba más.

Pero claro, la vela no dejaba ningún color a su paso por el papel, así que con un poco de magia pintamos con acuarelas toda la hoja y poco a poco los caminos iban apareciendo, haciendo más fácil al petirrojo volver al nido.

Y estos son los resultados, como veis han salido muchas alternativas posibles que el petirrojo puede seguir, ahora no hay excusa para no volver a casa.











Y entre todos han decidido titularlo como el pequeño petirrojo que no podía encontrar el camino de vuelta a su nido.